Las 8 preguntas más comunes que se hacen durante una entrevista

Prepararse para una entrevista a menudo puede parecer un trabajo difícil. Con tantas preguntas posibles que un reclutador podría hacernos, ¿cómo podemos practicar de manera realista para responder a cada una de ellas? Conoce las preguntas más comunes que se hacen durante una entrevista.

La buena noticia es que la mayoría de las entrevistas de trabajo se basan en una lista de preguntas básicas que seguramente se harán de una forma u otra. Estas preguntas están destinadas a ayudar a los empleadores potenciales a determinar quién eres tú, por qué estás solicitando el puesto y qué aportarías a su empresa.

las 8 preguntas mas comunes que se hacen durante una entrevista

Las 8 preguntas más comunes que se hacen durante una entrevista

Conocer los problemas que el reclutador definitivamente planteará durante la entrevista te ayudará a prepararte bien para esta entrevista. Utiliza los siguientes consejos para crear una respuesta auténtica a las preguntas más frecuentes.

Piensa en las preguntas relacionadas para las que también podrían usarse estas respuestas. Luego tómate el tiempo para elaborar una respuesta completa y practica decirla en voz alta. Recuerda que la práctica hace al maestro.

1. ¿Por qué estás interesado en este puesto?

Esta es una de las preguntas más comunes que se hacen durante una entrevista, así que piensa cuidadosamente tu respuesta. Esta es tu oportunidad de mostrarle al entrevistador por qué eres perfecto para este puesto y lo que valoras la empresa para la que deseas cubrir la vacante.

sigue leyendo:  Gestos y Actitudes Permitidas y Otras para Evitar en una Entrevista de Trabajo

Para obtener una respuesta completa, puedes contar una anécdota sobre cómo tu experiencia te llevó a postularte para este puesto y cómo este rol es crucial para el avance de tu carrera.

2. ¿Qué le atrajo de nuestra empresa?

Buscar información sobre la empresa a la que postulas antes de la entrevista siempre vale la pena: cuanto más, mejor. ¿La compañía lanzará un nuevo producto la próxima semana? ¿El CEO estuvo en la portada de Forbes el mes pasado? Si es así, deberías saberlo.

Nota: También es importante no solo investigar la historia de la empresa y las últimas noticias en las que se menciona, sino también recopilar la mayor cantidad de información posible sobre la cultura interna de la empresa. De esta manera, puedes hablar inteligentemente sobre por qué te ha atraído la cultura y los valores de la empresa y por qué encajarás bien allí.

3. Háblame de ti

«Háblame de ti» es una de esas preguntas vagas que pueden hacer que divagues y te pierdas si no estás preparado. También es una pregunta de entrevista bastante común, por lo que debe tener una respuesta clara y concisa lista para ella.

Piensa en esta respuesta en tres fases:

  • Qué estás haciendo ahora
  • Qué hiciste antes
  • Qué quieres hacer después

Asegúrate de que tu respuesta coincida con el puesto que estás solicitando. Esto significa que, si estás solicitando un puesto de contabilidad, debes hablar sobre tu experiencia previa en contabilidad.

También puedes mencionar otras cosas que hayas hecho que te interesen, pero enfócate principalmente en la contabilidad. Además, no caigas en la trampa de resumir tu CV. Este es el momento de hablar de por qué te apasiona tu campo de actividad.

Si puedes contar una anécdota fascinante sobre lo que te impulsó a trabajar en este sector, o el momento en que te diste cuenta de que la amabas, mucho mejor.

sigue leyendo:  5 Fortalezas que decir en Entrevista de Trabajo

4. ¿Dónde te ves en 5-10 años?

Otra de las preguntas más comunes que se hacen durante una entrevista. Primero, si tu plan de cinco años implica trabajar en otro lugar que no sea la empresa con la que estás hablando, es mejor no mencionarlo. Habla de forma bastante amplia sobre los tipos de proyectos en los que te gustaría trabajar, así como sobre el entorno y las personas que te gustarían rodearte.

Trata de no entrar en detalles de qué salario quieres recibir y qué título te gustaría tener. En cambio, habla sobre tus objetivos generales y cómo este trabajo te ayudará a alcanzarlos.

5. ¿Cuáles son tus puntos fuertes?

Una simple lista de cuatro atributos no es lo que el posible empleador está buscando para esta pregunta. Necesitas profundizar en el tema y describir cada uno de estos atributos, idealmente con anécdotas convincentes y relevantes.

En lugar de simplemente decir » Soy un buen oyente «, cuenta una historia sobre cómo aprendiste algo importante que un cliente dijo durante una reunión de la que ninguno de tus colegas se enteró. Estas son las historias que el reclutador recordará cuando piense en tu entrevista.

6. ¿Cuáles son tus debilidades?

Es una pregunta con trampa: requiere una respuesta más genuina que «mi mayor debilidad es que nunca puedo salir de la oficina porque amo demasiado mi trabajo». Además, recuerda no decir algo que ponga una luz de advertencia en la mente del empleador potencial, como » Tengo un problema con atentar contra la vida privada de mis empleados».

Esta pregunta tampoco es una invitación a la autoflagelación, sino una oportunidad para mostrar tu capacidad introspectiva y potencial de mejora. Se honesto: habla sobre algo con lo que estás luchando, pero asegúrate de relacionarlo con lo que has hecho y lo que estás haciendo para corregir esa debilidad. Muestra tu estrategia de desarrollo.

sigue leyendo:  Gestos y acciones que pueden beneficiarte o perjudicarte en una entrevista

7. ¿Cómo lidias con los errores?

Esta es otra gran oportunidad para contar una historia fascinante sobre cómo creciste en profesiones y experiencias anteriores. Piensa en la anécdota que puedas contar sobre el error que cometiste, qué hiciste con él y qué aprendiste de él.

Asegúrate de que lo que has aprendido sea universal: habla sobre cómo puedes aplicar esta estrategia a futuros errores con un resultado similar.

8. ¿Por qué dejas tu trabajo actual?

Finalmente esta es una de las preguntas más comunes que se hacen durante una entrevista. No hables mal de tu empleador actual o de tus compañeros de equipo. Esto no está en un buen tono, y el reclutador puede pensar que podrás estar diciendo lo mismo sobre tu empresa y sus empleados en el futuro.

Más bien, responde esta pregunta hablando sobre tu potencial de crecimiento en el nuevo trabajo que estás solicitando. Tal vez el trabajo que estás haciendo actualmente no coincidía con tus objetivos y aspiraciones; esta es una gran oportunidad para explicar cuáles son tus objetivos y aspiraciones y por qué se alinean con el puesto que estás solicitando.

También puedes mencionar que los valores de la nueva empresa se alinean mejor con tus creencias. En resumen, construye la respuesta a esta pregunta mirando hacia adelante en lugar de detenerte en el pasado.